¿Por qué es costumbre enviar una Flor de Pascua en Navidad?

0
1513

Se acerca la Navidad. Esa época en la que todos nos sentimos más alegres, más generosos y llenos de buenos deseos para compartir con nuestros seres queridos. Esos sentimientos que nos trae el saber que podremos pasar más tiempo con nuestros familiares y amigos y la posibilidad de empezar de cero con el nuevo año, corregir los fallos que hayamos cometido o llevar  acabo nuevos proyectos que nos entusiasman.

Lamentablemente hay personas que en estas fechas no podremos ver por los kilómetros que nos separan de ellas. Probablemente de los que más nos acordaremos durante estas fiestas tan entrañables. En estos casos, es costumbre enviarles un detalle para demostrarles cuanto los queremos y expresarles nuestros buenos deseos para el nuevo año que entra.

En este sentido, la Flor de Pascua se convierte en el regalo estrella de Navidad. Una planta que combina perfectamente con los colores rojo, verde y amarillo de esta época y que además de ser preciosa, resulta de lo más económica. Por eso, enviar una Flor de Pascua a domicilio a cada uno de nuestros seres queridos que están lejos no supone un gran desembolso. Y es evidente que les hará mucha ilusión.

enviar una flor de pascua

Cada año cuando llegan estas fecha podemos ver las tiendas, casas y oficinas llenas de pascueros que poco a poco han ido convirtiéndose en un verdadero símbolo de la Navidad. Pero, ¿sabes por qué regalamos Flores de Pascua a nuestros familiares y amigos en estas fechas? Lo cierto es que hay diversas historias y leyendas al respecto, algunas más creíbles que otras, pero todas tienen como protagonista a esta planta como regalo de Navidad.

La Creación del Mundo

Cuando Dios creó el mundo pidió a las plantas que hicieran todos sus esfuerzos por complacer a los hombres con sus flores y llenarlos con sus alegría y su amor. Pero había una planta que por más y más que se esforzaba, no conseguía que nadie se fijara en ella, debido a sus pequeñas flores y a sus grandes hojas. Entonces Dios, para premiar su dedicación, dejó caer su sangre sobre sus grandes hojas, tornándolas en un brillante color rojo y convirtiéndola en la flor más bella que florecería en la época más importante del año, la Navidad. De esta forma, la Flor de Pascua pasaría a ser el símbolo del amor y de la esencia divina del universo. Una planta de pequeñas flores y hojas grandes que desde entonces también es conocida como la Flor de Nochebuena.

La niña Pepita y su regalo al Niño Jesús

Hay una leyenda mexicana que habla de una pequeña niña llamada Pepita. Cuentan que la noche que nació Jesús, ella quería ir al portal a entregarle un regalo, pero era tan pobre que no tenía nada con lo que obsequiarle. Su amigo Pedrito le dijo que el Niño Jesús apreciaría cualquier regalo por pequeño que fuera, por lo que decidió recoger algunas hierbas que fue encontrando por el campo y los reunió en un modesto ramo. Al llegar al Belén Pepita depositó su presente frente al niño y por gracia divina, los hierbajos se convirtieron en un hermoso  ramo de flores rojas. Convirtiéndose la Flor de Pascua desde este momento el el símbolo de la Nochebuena.

Realmente, al amigo de Pepita no le faltaba razón. Y es que muchas veces descartamos este tipo de regalos por no considerarlo los suficientemente buenos. Sin embargo, cualquier ser querido sabe apreciar estos bonitos detalles. Sobre todo cuando vienen de una persona a la que quieren y con la que, desafortunadamente, no podrán pasar la Navidad.

Los monjes franciscanos de México

¿Sabías que la Flor de Pascua es originaria de México? De hecho, es una planta tan común en este país que los monjes franciscanos ya empezaron a usarlas en el siglo XVI para decorar las iglesias durante estas fechas. Con lo cual su auge y su difusión se debe en gran parte a esta orden religiosa. A raíz de ello, muchas ciudades empezaron a decorar sus belenes y espacios de recreo con Flores de Pascua durante las fiestas navideñas y hoy podemos verlas por todas partes.

Joel Robert Poinsett, el embajador al que debemos el nombre de las Poinsettias

Como seguramente sabrás, la Flor de Pascua también recibe el nombre de Poinsettia. Su nombre se debe a Joel Robet Poinsett, el embajador de Estados Unidos en México entre 1825 y 1829. Poinsett quedó prendado de esta preciosa planta de grandes hojas rojas y decidió llevarla consigo a Estados Unidos a su regreso para cultivarla y regalarla a sus amigos en Navidad. Tanto gustó este regalo que se convirtió en toda una tradición. De hecho, en Estados Unidos hay incluso un día dedicado a esta planta, el «Día de la Poinsettia», que se celebra el mismo día de la muerte del embajador que la hizo popular en el país, el 12 de diciembre.

Pero la costumbre de enviar una Flor de Pascua a domicilio por Navidad no es solamente una costumbre de Estado Unidos, sino que en Europa es también una tradición muy popular, sobre todo en España. De hecho, solamente en 2014 se vendieron en nuestro país 7 millones de Poinsettias.

Si esta Navidad quieres tener un detalle con tus seres queridos, a aquellos que verás pronto o a aquellos que lamentablemente no podrás, nada mejor que enviarles una preciosa Poinsettia. En Pensando en Flores realizamos envíos de flores a domicilio en Barcelona y a cualquier ciudad de España todo el año. Por eso, ya no tienes excusa para no tener un bonito detalle con tus familiares y amigos para demostrarles cuanto los quieres a pesar de que os separen muchos kilómetros de distancia.

No hay comentarios

Dejar respuesta