Plantas afrodiasiacas

0
6681

Hablar de productos afrodisíacos es hacerlo de mitos, creencias y conceptos que pertenecen más al ámbito de la imaginación y la suposición que al de realidad. De la misma forma se puede tratar la relación que siempre se ha atribuido a las plantas y la sexualidad. Esta relación tampoco está comprobada y en la mayoría de ocasiones se trata de efectos psicológicos.

Gingseng, rosa de damasco, abrótano, cadamomo, azafrán o damiana son algunas de las plantas a las que en algún momento de la historia o en alguna de las culturas les han atribuido efectos afrodisíacos, estimulantes o vigorizantes.

Mejora de la fertilidad masculina y femenina se atribuye a la maca, planta con gran aceptación en Perú, su lugar de origen. El cardomomo afecta al sistema nervioso y en algunas culturas se pensaba que aumentaba el tamaño del órgano sexual. Al gingseng se le atribuye la cualidad estimulante para aumentar la líbido masculina y femenina. A la rosa se le suponen atributos contra la melancolía y sus pétalos se han asociado a la sensualidad, el perfume y los baños relajantes. Del jenjibre se utiliza su raíz como estimulante circulatorio que da vigor a los órganos sexuales.

Un motivo más para conocer, estar cerca de las flores y las plantas, utilizarlas para sorprender, enamorar y celebrar las ocasiones especiales.

No hay comentarios

Dejar respuesta