Cómo elegir tus plantas de interior

0
792

Las plantas son siempre la alegría del hogar. Con sus formas, sus colores y sus flores son capaces de animar cualquier estancia. Por eso, son perfectas para decorar tanto nuestra casa como nuestro lugar de trabajo. De hecho, hay estudios que afirman que aquellas personas que trabajan rodeadas de plantas no solamente son más felices, sino que además son más productivas. Por este motivo, son muchas personas las que deciden enviar plantas a domicilio en Barcelona o en cualquier otra ciudad de España cuando tienen que hacer un regalo a sus seres queridos.

Si eres de esas personas a las que les encantan, seguramente hayas visitado alguna vez un vivero para comprar plantas. La cuestión es que en los viveros muchas veces podemos encontrar plantas que, aunque parecen sanas, si nos detenemos a mirarlas en profundidad pueden darnos alguna que otra desagradable sorpresa. Y si esto podemos evitarlo ya en el vivero nos evitaremos muchos quebraderos de cabeza, como el hecho de tener que comprar algún producto para combatir las plagas o enfermedades de la planta que acabamos de comprar.

Es cierto que el riesgo de que la planta esté enferma es muy bajo, pero siempre podemos encontrarnos con alguna que ya tenga algún problema. Y examinarla bien no te llevará más de dos minutos. Dos minutos que nos ahorrarán muchos disgustos y dinero.

Por eso, hoy en Pensando en Flores, te traemos algunos consejos sobre los aspectos que debes tener en cuenta antes de comprar plantas de interior para decorar tu casa.

Comprar plantas de interior

1. Acude a un centro especializado

Siempre es mejor comprar las plantas de interior en una tienda especializada, donde el personal pueda ofrecerte asesoramiento sobre los cuidados que necesita cada planta, y poder quedarte tranquilo de que lo más probable es que la planta se encuentre en perfecto estado. Además, si te dicen cuál es le nombre exacto, podrás buscar luego más información en casa. Algo que ocurre en menor medida en las grandes superficies, donde además el personal no está tan familiarizado con este tipo de productos.

Observar hojas y tallos

Si ves algo extraño en alguna hoja o en el tallo, obsérvalo con detenimiento. En caso de duda consúltalo con el encargado o elige otra planta. Y es que no solamente tendremos que tomar las medidas para sanarla, sino que además corremos el riesgo de que termine contagiando a otras plantas que ya tengamos en casa.

Demasiadas raíces en agujeros de drenaje o en la superficie

Tanto si ves demasiadas raíces saliendo  del agujero de drenaje de la maceta como si hay demasiadas visibles en la superficie, descártala. Significa que la planta ha pasado demasiado tiempo dentro de la misma maceta y que su crecimiento no será tan rápido que una que lleva menos tiempo.

Evita las plantas abonadas en exceso

Aunque el abono es un buen producto para proporcionar a la planta los nutrientes que necesita para crecer, si es abonada en exceso en la tienda y la compramos, corremos el riesgo de que no soporte el cambio a nuestra vivienda y se estropee o incluso muera. Para saberlo, debes fijarte en los tallos y en las hojas, que estarán muy tiernas.

Comprueba que las raíces están bien asentadas

Si das un ligero tirón del tallo hacia arriba y la planta sale con facilidad, quiere decir que la planta ha estado el tiempo adecuado dentro de la maceta.

Elige una planta que tenga muchos capullos sin abrir

Si quieres comprar una planta con flores, es recomendable que elijas una en la que la mayor parte de las flores estén todavía sin abrir, ya que de esta forma podrás disfrutar mucho más tiempo del periodo de floración.

Comprueba que no haya manchas en el sustrato

Si encuentras manchas blanquecinas o de moho en la tierra, significa que la planta ha sido regada en exceso. El sustrato debe estar limpio y húmedo pero nunca debe encharcarse, ya que esto resulta muy perjudicial para la planta.

Compra plantas de temporada

Las plantas de temporada son más baratas y tendrás más posibilidades de que se adapten bien al ambiente de tu hogar y más tiempo para mejorar en futuras floraciones. Además, si tienen flores, cuando éstas se encuentran en sus primeras fases de desarrollo,crecen con más rapidez.

Transportar en una caja de cartón

Una vez que hayas elegido la planta que quieres compras y hayas comprobado que se encuentra sana, es recomendable que la introduzcas en una caja de cartón para llevarla hasta tu casa y que no las tapes. De esta forma, tendrán menos roces durante el trayecto e irán protegidas del exceso de frío o calor que pueda haber dentro del vehículo.

Aclimatar la planta

Una vez que tengas la planta en casa, deberás elegir una ubicación adecuada para ella y que se vayan adaptando a las condiciones del nuevo hogar. Con el objetivo de facilitar la aclimatación, te recomendamos que la coloques en un lugar donde reciba mucha luz durante el primer mes. Un buen sitio es la ventana. eso sí, recuerda no exponerla directamente a los rayos del sol, ya que esto podría marchitarla, sobre todo si es verano.

Por otro lado, es importante que dejes pasar al menos dos semanas antes de abonarla por primera vez y un mes como mínimo para trasplantarla a otra maceta. De esta forma, te asegurarás de que la planta ya se ha acostumbrado al nuevo entorno y que no sufrirá tanto el cambio.

No hay comentarios

Dejar respuesta