10 Consejos para mantener sanas tus plantas de interior y exterior

0
1027

Las plantas son el elemento decorativo más bonito que podemos tener en nuestro hogar. Y es que con sus preciosas formas y colores son capaces de alegrar cualquier estancia en las que las pongamos, llenándolo todo de luz y belleza. Por este motivo, cada vez son más las personas que deciden enviar plantas a domicilio en Barcelona a sus seres queridos, tanto para transmitirles su cariño en las fechas más especiales como para dar un toque de alegría a sus hogares. Y, gracias a Internet, enviar flores y plantas a cualquier ciudad de España es más fácil que nunca.

Pero debemos tener en cuenta que las plantas son seres vivos y, como tales, requieren de ciertos cuidados para mantenerse sanas y poder deleitarnos con sus bellas flores cuando llega el momento. Es cierto que no todas las plantas son iguales y que dependiendo de si son de interior de exterior necesitarán unos cuidados distintos.

Por ejemplo, las plantas de interior necesitan luz de sol tanto directa como indirectamente, así como el riego necesaria. Y cuando se trata de plantas de exterior, es más importante centrar nuestra atención en la poda y en el abono que debemos echar a nuestras plantas. Pero además, es conveniente que te informes de la mayor cantidad de detalles posible sobre los cuidados de tus plantas en la tienda donde las compres.

En cualquier caso, hay ciertos cuidados para las plantas más generales que podemos aplicar a todas ellas y que hoy te traemos en Pensando en Flores para que puedas mantener sanas tus plantas todo el año.

mantener sanas tus plantas

¿Cómo cuidar tus plantas de  interior?

1. Proporciónales la cantidad de agua necesaria

Algunas veces la cantidad de agua que propocionamos a nuestras plantas puede marcar la diferencia entre que la planta se mantenga sana o se estropee. Es importante que la tierra esté húmeda, pero no encharcada. Además, en los meses invernales, es aconsejable usar un pulverizador con agua para proporcionar humedad a la planta sin que la tierra quede embarrada.

2. Retira las partes marchitas

Para evitar que las plantas crezcan a un tamaño enorme, corta de vez en cuando los partes que estén más grandes. De esta forma, además evitarás que las hojas se enreden entre ellas. Además, es aconsejable retirar las hojas marchitas para no desaprovechar energía en ellas.

3. Mantén limpias tus plantas

Para que tus plantas de interior no se pongan enfermas o muestren partes estropeadas, es bueno limpiarlas con un paño humedecido muy suavemente. Nunca utilices un plumero para hacerlo, ya que podrías dañar las hojas y transmitir bacterias que resultan perjudiciales para ellas.

4. Evita el exceso de calor

Si tienes calefacción en casa aleja las plantas del calor directo, especialmente si se trata de plantas con flores, ya que se secan más rápido de lo normal.

5. Intenta que los cambios sean progresivos

Si estás pensando en cambiar alguna planta a otra estancia, recuerda que necesitará un tiempo para habituarse y volver a retomar el ritmo de crecimiento. Si has tenido la planta a la sombra, no es bueno que de pronto la pongas al sol, pues se quemará. En los meses de invierno el sol brilla con menor intensidad, por lo que puedes colocarlas en la ventana, pero recuerda ir metiéndolas en casa algunas horas al día de forma progresiva conforme se vaya acercando el verano.

¿Cómo cuidar tus plantas de exterior?

1. ¿Cómo elegir tus plantas de exterior?

A la hora de elegir nuestras plantas de exterior, debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos: perennes y anuales. Las perennes son aquellas que se cuidan constantemente para que nos den flores cada temporada y las anuales las que realizan su ciclo de vida en una época concreta. Las plantas que dan flores en ciclos más cortos son más recomendables para los meses de primavera y verano.

2. Regar las plantas de exterior

Para regar las plantas de exterior, debemos tener en cuenta cuál es el ambiente y las condiciones climáticas  del entorno. Si vives en una ciudad lluviosa, no hará falta que las riegues continuamente. Pero en verano, cuando las lluvias son menos frecuentes, deberás regarlas entre dos y tres veces por semana.

3. Elegir un lugar adecuado

El lugar donde ubiquemos nuestras plantas de exterior dependerá mucho del espacio que tengamos en casa y de si tenemos jardín o terraza.  No obstante, a la hora de tomar la decisión, debemos pensar sobre todo en la cantidad de luz que recibirán para que se mantengan sanas y crezcan fuertes. En invierno necesitarán más luz, pero en verano es conveniente que estén ubicadas a la sombra. Por esta razón, te aconsejamos que tengas tus plantas de exterior en macetas que puedan moverse con facilidad. Eso sí, recuerda que, al igual que las plantas de interior, también deben adaptarse al entorno de forma progresiva.

4. Trasplantarlas con cuidado

Podemos elegir una maceta que nos guste y trasplantar la planta, pero debemos hacerlo con mucho cuidado y utilizando tierra de calidad que contenga todos los nutrientes necesarios para esa planta en concreto. Es importante que la maceta tenga un agujero en la parte inferior para que el exceso de agua que se produce al regarla pueda salir. Además recuerda que aunque los maceteros de plástico son más manejables, los de arcilla y cerámica dejan salir mucho mejor el agua.

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta